Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No me llames grafitero

El gratiti ya forma parte de la cultura popular y pone fin a la eterna pregunta. ¿Arte o vandalismo? Muchos grafiteros han salido de las calles y su arte se expone en galerías como el pop art del siglo XXI. Pero la esencia sigue estando protegida por la adrenalina.