Ser maquilladora profesional pesando más de 200kg no fue nada fácil