Con 215 kilos no podía pero ahora confiesa no parar de bailar reggaetón