Antes de perder 140 kilos no me permitía querer, ahora me he enamorado (2/2)