Ni pesar 215 kilos me acomplejaba tanto como mi nariz ¡estoy feliz! (1/2)