Entré al quirófano con un 50% de posibilidades de no sobrevivir porque mi peso era demasiado alto