El contundente consejo de Oriana a Violeta: aspira a algo mejor y deja de llorar por mierdas (1/2)