50 cosas sobre mí: Rubén y yo somos polos opuestos (2/2)