Los seguidores de María deciden su día y acaba comprando unas bolas chinas: "Qué vergüenza" (1/2)