Keyblade se enfrenta a las rimas más complicadas