¡Sócrates, deja de hacerte el tonto!