Bea, destrozada en la terapia de pareja