Bea, destrozada en terapia: "No quiero preocupar a mi madre"