Rodri, muy rayado con Bea