Navidad, decoración y bolas chinas: una cosa llevó a la otra a Bea y Rodri