Bea y Rodri viven su finde más romántico entre árboles, sauna y spa: ¡Morimos de amor!