Rodri se derrumba por la presión de sus compromisos y Bea es su mejor 'confe'