El idílico cumpleaños de Rodri en San Francisco salta por los aires con un cruce de confesiones íntimas (2/2)