Capítulo 38: Tatuajes dolorosos, bichos asquerosos y carrera nocturna de tuk-tuks