Capítulo 5: El reparto de camas más tenso, Violeta prefiere dormir solita mejor que mal acompañada