Segunda parte: Bajo la piel