Sus pies superflexibles, su pánico a los parkings y otras cosas raras sobre LoveYoli