Yoli y su hermana frente al reto más divertido: preparar un desayuno sin brazos