Cajas, camiones, y muchas emociones: así va mi mudanza en pleno agosto