Penaltis a muerte súbita con balón de Yoga