Reto de puntería imposible: ¡A por la copita, chavales!