Capítulo 2: Alto a la Guardia Civil, o te meto un placa