Esto es lo que pasa cuando te montas tus propias batallas