¡Líos de cárcel! ¿Qué ha sido de las mascotas de Internet?