Los parisinos sacan los esquís a la calle