Ríos contaminados, desconexión, cenizas: así viven en Galicia un mes después de los incendios