Ola de frío, falta de pelo y grasa: los aligátores ya están en estado de hibernación