El anticiclón llega para quedarse: no va a llover hasta después de Navidad