Riesgo en Asturias: el puerto de San Isidro se convierte en un laberinto glacial con paredes de hasta 7 metros