Aunque han aumentado los ciclistas, la alerta por contaminación sigue siendo preocupante