El norte de Castilla y León se inunda en pocos minutos por las trombas de granizo