Ojo con la comida que compras en la playa: se guarda y prepara a más de 45ºC en coches poco higiénicos