La contaminación es la culpable de 48.000 muertes al año en Francia