Los embalses españoles están al 43 por ciento, 15 puntos menos que el año pasado