Félix trae un mar de espuma que cubre el paseo marítimo de la localidad pontevedresa de A Guarda