Félix no se ha ido: su temporal marítimo y fuerte viento han azotado y causado destrozos en Andalucía