Huracán Florence: qué hace que sea un cóctel explosivo