El intenso calor pone en jaque a los gallegos: 37ºC a la sombra en Ourense