Miles de destrozos: los vecinos no dan abasto para eliminar el lodo y el agua