Grecia no se libra de la tragedia, de los mortales incendios a las graves inundaciones