Las impresionantes lluvias en el norte de Castilla y León desbordan arroyos y anegan las carreteras