Los viento de la borrasca Bruno llevan rápidamente el incendio de Mallorca hasta las casas