Incrementan las medidas: las constantes precipitaciones han aumentado el riesgo de incendios