El invierno más gélido de Norteamérica: alertas, cataratas congeladas y hasta -42ºC