Con el barro por las rodillas, los vecinos de Montecito regresan tras la avalancha de lodo y piedras